ARTE Y CAFÉ

Casi quince años han pasado desde que abrió La Biznaga; más que como una cafetería, como un escaparate para mostrar trabajos artísticos.

Edgar Márquez, dueño de La Biznaga, es un artista que buscaba crear un espacio para dar apertura a artistas visuales poco conocidos, pero todo cambió cuando La Biznaga se volvió un lugar de convivencia, de plática y encuentros, de intercambio de talento y sueños.

Edgar dice que lo mejor de ir a La Biznaga es la gente que trabaja ahí; son como una familia, se quedan por mucho tiempo transmitiendo buena onda a la gente que los visita; el sazón y la calidad de sus productos son también un punto clave, pues buscan que sean naturales, frescos y orgánicos, a un precio accesible para el consumidor.

El 19 de julio, La Biznaga cumple sus primeros 15 años y dentro de la visión del dueño está volverse un lugar más conectado al campo, trasladándose a él, y que siga permitiendo ser ese soporte económico para muchas familias y, si es posible, mantenerse también en su ubicación tradicional.

Sus distintivas paredes rayadas por muchos guardan historias, nombres, declaraciones de amor y momentos únicos. En La Biznaga esperan seguir generando vínculos entre ellos y la gente que los visita.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 



>