Don Porfirio, un nuevo café artesanal 100% queretano, fue presentado ayer por su creador Luis Alberto Rubio, quien nos compartió su gusto por el café y sus ganas de poner a Querétaro en el mapa como productor cafetalero.

El proyecto nació gracias a la tradición familiar de Luis, ya que por más de tres generaciones se han dedicado al cultivo de este producto. Para él, es muy importante que se mantenga vivo el gusto por el café, así como de incentivar la economía del municipio.

Este café es sembrado, cultivado y cosechado en la Sierra Gorda de Querétaro, específicamente en el municipio de Landa de Matamoros. Su proceso de elaboración es a la vieja usanza; comienza con el cultivo de las plantas, posteriormente ya que se cosecha el café, se prosigue al secado del mismo a temperatura ambiente, extendido al sol y de manera natural se logra la deshidratación, dando como resultado el café pergamino. Para quitar el pergamino de la semilla se utiliza un molino de piedra y finalmente queda lo que conocemos como café oro.

Este café pasa al proceso de tostado, los artesanos utilizan leña y comal de barro para su tueste. “Lo que comentan los gricultores es que el fuego o la flama de la leña es muy distinto al fuego que se utiliza en el proceso industrializado, que es a base de máquinas, es otro tueste, es otro tipo de horneado y eso es lo que le da el toque especial y artesanal a nuestro café”. Para que este proceso finalice y pueda usted degustar de este delicioso café, pasan alrededor de 4 años y aproximadamente 8 horas de camino de la ciudad hasta los plantíos del café.

Durante el lanzamiento, los invitados tuvieron la oportunidad de degustar el café y ser testigos de las riquezas ocultas de nuestro Estado, así como de disfrutar un pedacito de la Sierra Gorda queretana.

Facebook: @DonPorfirioRubio

Colaboración: Gretta Benítez

El pase de diapositivas requiere JavaScript.



>