Este año el Buen Fin se va a celebrar del 18 al 21 de noviembre. Y ¿qué es el Buen Fin? Es un estímulo, respaldado e impulsado por la Secretaría de Economía (y otras entidades, como Sectur, PROFECO, SAT, ANTAD, entre otros) que tiene como principal finalidad incentivar el consumo para, a su vez, reactivar la economía nacional.

Se espera que este año genere unos 84 mil millones de pesos. Lo voy a poner en números para que se vea más impactante:  $84,000,000,000.000; es mucho ¿no?. Tengo sentimientos encontrados en temas de incentivos de consumo: resulta que el 88 % de la razón de compra es inconsciente; estás en estado “zombie” a la hora de decidir comprar. A eso súmale que las empresas saben esto y utilizan toda una serie de estrategias basadas en NeuroMarketing para que el resultado final sea la compra de determinado producto o servicio (como propiciar en tu cerebro la producción de oxitocina, la hormona del amor,  con imágenes de cachorros, bebés o grupos de amigos pasándola increíble en alguna playa o campo).

Más aún: tenemos la cultura del quick fix o “lo quiero todo ya” (baje de peso en 30 minutos, aprenda inglés en 10 días, llévelo ahora y pague en diciembre, etc); esto induce totalmente a que seamos víctimas del consumo y, si a todo lo anterior le añades que México es un país con nula cultura financiera, donde nos manejamos sin presupuestos ni ahorros, donde vivimos a un día de la quiebra, generan un combo de sobre-endeudamiento en tarjetas de crédito u otro año de gastarse el aguinaldo en vez de ahorrarlo o invertirlo, y un sentimiento de cruda financiera a la hora de comer las 12 uvas.

Lo que me encanta del Buen Fin:

Todos ganamos.

Como comprador: ya tienes zapatos nuevos, Ipad nueva, una pantalla enorme para ver Netflix, o por fin pudiste comprar esa sala a la que le echaste el ojo desde agosto.

Las empresas: gracias al Buen Fin más de 70 mil empresas mexicanas aumentan sus ventas hasta en un 50 %. Recuerda que gran parte de la población empresarial en México está compuesta por PyMEs.

La población: aumentan los empleos, aumenta el reparto de utilidades (tema escabroso), aumenta el poder adquisitivo, se activa la economía, mejoran los índices macroeconómicos.

Los inversionistas: la Bolsa Mexicana de Valores está compuesta por empresas que cotizan en ella (aproximadamente 145). Muchas de estas empresas se ven beneficiadas por el consumo del Buen Fin; por ejemplo,  El Palacio de Hierro o GPH  (su nombre en la Bolsa), al tener un gran ingreso (por cuestiones de venta de sus productos y servicios, en este caso) el precio de su acción se ve favorecida y todos aquellos que tenemos acciones con ellos, a su vez, nos vemos favorecidos.

Recuerda: TODOS podemos acceder a la Bolsa Mexicana de Valores, con inversiones desde $100.00 pesos.

Así que, sea cuál sea tu óptica para este Buen Fin, te recomiendo los siguientes puntos para que lo disfrutes:

  • Realiza un presupuesto de cuánto vas a gastar.
  • Antes de decidirte a comprar, date una vuelta extra por el mall o súper. Después de esa vuelta, analiza si en verdad quieres comprar ese producto o servicio.
  • Antepón el pago de deudas y el ahorro, en ese orden.
  • Reserva una parte para donación en la causa que más te guste y más te conmueva.
  • Si ya te decidiste a gastar, opta por comprar experiencias y no cosas materiales; el recuerdo de un viaje es mucho más placentero y longevo que el de una pantalla de plasma.

 

Colaboración de: liliana@semillerofinanciero.com



>